Dolor y repudio nacional por femicidio de María Belén Bernal





Abominable en su todo su sentido: monstruoso, despreciable, repugnante, aborrecible, detestable, atroz, horroroso, es como sentimos los ecuatorianos el femicidio de la joven abogada María Belén Bernal a manos de su esposo el teniente German Cáceres, al interior de la Escuela Superior de Policía donde fungía como “instructor”.

Los acontecimientos que se iniciaron el 11 de septiembre tuvieron su primer desenlace turbio y confuso diez días después, cuando de manera poco convincente las autoridades dieron a conocer que se encontró el cuerpo sin vida de María Belén en el cerro Casitagua adjunto al recinto policial.


La indignación ciudadana hizo que miles de personal a nivel nacional se movilizaran para rechazar este nuevo feminicidio, catalogado como crimen de estado, porque son evidentes las contradicciones entre los cadetes o policías implicados (cómplices) y las autoridades: ministro del Interior, Patricio Carrillo; comandante Nacional de Policía, Fausto Salinas, Diego Ordoñez, asesor se Seguridad Pública y la fiscal general del Estado, Diana Salazar.


Zozobra, incertidumbre y miedo se vive en Ecuador, por los múltiples casos de corrupción y muerte que involucra a miembros de la policía desde que asumió el poder el presidente Guillermo Lasso, quien ahora mismo se encuentra en EE. UU. participando del Foro mundial de las Naciones Unidas donde al referirse a los crecientes casos de femicidio en Ecuador, hizo referencia a María Belén Bernal, pero sin señalar que el asesino era un miembro de la Institución policial.

¿ESTADO FALLIDO?

La inseguridad ciudadana es evidente en todos los rincones del Ecuador; los altísimos índices de violencia en las calles, los asesinatos propiciados por los mismos agentes del "orden", la ineptitud y complicidad de las autoridades, muestra que somos un estado fallido.

Si un teniente “instructor” de Policía en su propia "Escuela Superior de Formación" es capaz de desaparecer a su esposa con la complicidad de la "institución", ¿qué podemos esperar los simples ciudadanos? nos preguntamos.


EL FALSO ESPÍRITU DE CUERPO

A María Belén al interior de la Escuela Superior de Policía la golpearon durante 20 minutos hasta que la mataron, se escucharon gritos, llamados de auxilio de la víctima y nadie fue capaz de ayudarla. Las jerarquías se respetan y la fuerza bruta, el licor y quien sabe que más… se impusieron sobre la vida de María Belén; ¡Ah! pero eso sí, el criminal German Cáceres, fugó con la anuencia de sus colegas.


MULTITUDINARIA DESPEDIDA

El pueblo de Quito, las organizaciones sociales y colectivos convocaron a las 09:00 de este viernes 23 de septiembre en el redondel del Ciclista, norte de Quito, con el fin de acompañar a la familia de María Belén hasta el Camposanto Monte Olivo y a la vez demandar al gobierno nacional la reestructuración total el ente policial, así como también que se forme una Comisión de la verdad que investigue las acciones y omisiones principalmente de las autoridades, mismas que por un poquito de sangre en la cara ya debieron haber renunciado.

Quinta Región y el Colectivo Patria Grande Chicago expresamos nuestra solidaridad con la familia de María Belem, principalmente con su señora madre y su tierno hijo. ¡Estamos en vigilia por la JUSTICIA!

Por: Edwin Juka M. 0